Wednesday, August 30, 2006

De cómo nació una letra (primera parte)

Esta es la historia del proyecto del curso de diseño de tipografías que estoy tomando en el CEAD.
De entrada, hace tiempo que he tenido la curiosidad, inquietud si quieren, de diseñar una tipografía para ser utilizada en Oaxaca, mi ciudad, pues he visto muchas publicaciones, libros, gacetas, que tristemente, están compuestos con arial; ante esta oscura realidad una chispa crítica surgió: ¿por qué no crear una letra para ser utilizada en un ámbito local? ¿por qué tenemos que aceptar las cosas que vienen de lugares tan recónditos que nada tienen que ver con nuestra cultura? ¿por qué no cuestionar la validez de una helvetica? ¿de una gill sans? ¿de una univers en la atmósfera oaxaqueña?
¿por qué hemos aceptado el diseño moderno como la panacea a los problemas de diseño, el estilo internacional que tanto nos han predicado en las universidades, proveniente de países muy distintos al nuestro en cuanto a clima, gastronomía, indumentaria, fiestas, historia, y un largo etcétera? Este fue el punto de partida, pero ¿de dónde tomar elementos formales? ¿a dónde acudir para comenzar? El chico inexperto e inocente pensó en la arquitectura, en los elementos de puertas y ventanas de arquitectura colonial.
puerta
puerta
Y así comencé a bocetar una letra egipcia (patines rectangulares con poco contraste de línea). Parecía que las cosas iban mejorando, la letra comenzaba a tomar forma pero la veía y algo no estaba bien, los ojos no estaban suficientemente entrenados y no lograba ver de qué se trataba.
bajas
En la bienal letras latinas en Boca del Río, Veracruz, tuve la oportunidad de platicar un rato con Pancho Gálvez (¿les suena Australis?) y le comenté sobre mi proyecto, le mostré mis bocetos y me dijo que me olvidara de la arquitectura, que pensara para qué quería mi letra y que no era necesario mostrar la arquitectura para plasmar algo local, –el hecho de diseñarla tú ya le da un carácter de tu ciudad–, me dijo; –si quieres incluir algunos elementos busca «signos fetiches» que te permitan expresar lo que quieres pero que no se utilizan demasiado, como el ampersand, los signos de interrogación, las comillas–.
altas y bajas
Yo sabía que quería un tipo para cuerpo de texto, lo importante es que se lea; pero ahora me sentía un tanto estancado, ¿por donde continuar el camino? ¿De qué servían aquellos bocetos que ahora me dan ternura? En ese momento no me daba cuenta de que han servido de mucho, porque son parte de un camino lleno de tropiezos, error tras error, que me han llevado a lugares inexplorados.

2 comments:

gorE.K LOPEZ said...

Que ondas Karnalon!!!!
pues no habia tenido chance de dejarte un comentario en tu nuevo blog, esta muy chido wey, la neta que buen rumbo que estas tomando por la pasion tipografica, deberiamos de hacer algo chido no??, un colectivo pero que vaya en serio, ya toy mejor carnal, las cosas ya estan mas tranquis por aca, cuidese y se toma unos mezcales a mi salud!!!!

Elí said...

que pasó mi buen ek, gracias por la visita, lo del colectivo estaría muy bien, necesitamos definir qué queremos, hacia donde encaminarlo.